Escuelas Católicas Bilingües | Testimonio de Michelle Esquivel

¿Por qué querías entrar en un high school católico?

La razón principal es porque tenía problemas con los maestros y los otros estudiantes en la otra escuela y no me sentía bien en ese ambiente. Un día, estaba caminando a mi clase y un hombre me molestó. Después de eso, decidí buscar un ambiente donde podría sentirme cómoda y segura.

¿Cómo fue el proceso de hacer la transferencia?

El proceso fue muy estresante, pero ahora veo que valió la pena. Estaba 10° grado cuando empecé la transferencia. En abril de ese año, inicié el proceso, hablando con Mercy y llamando a Beatriz Arellanes casi cada día, intentando ver que tenía que hacer. Estaba muy entusiasmada de ver las fotos de los clubs y las organizaciones que Mercy ofrece y no podía esperar ser parte de todo eso. Fue un proceso largo, pero estoy orgullosa decir que lo logré y estoy muy contenta.

 

¿Cuáles son las diferencias entre tu escuela previa y Mercy?Uno de los cambios más grandes fue el uniforme. Cuando estoy estudiando muy tarde, no tengo que pensar ni preparar mi ropa para el siguiente día. Porque es una escuela de puras niñas, no tenemos preocuparnos por nuestro peinado ni el maquillaje. Puedo ser quien yo soy cuando tengo el uniforme.

 Otra diferencia es que tengo muy buenas amigas y buenas relaciones con los maestros. Los maestros hablan con nosotras después de la clase como si fuéramos amigos, y siempre ofrecen su ayuda si alguien tiene dificultades. Oramos por ellos y ellos oran por nosotras – es un sistema de apoyo muy lindo.

 Finalmente, hacemos muchos trabajos de servicio fuera de la escuela. He hecho cosas que me llevan afuera de mi elemento, cosas que no hubiera hecho si me hubiera quedado en la otra escuela. Es una comunidad increíble que da la bienvenida a todos, aunque he estado aquí por solo dos años.

¿Cómo te prepararon en Mercy para entrar en la universidad?

Ese ha sido un gran reto. He tenido más tareas y cosas que se enfocan en prepararte para la universidad. Antes, no me importaba hacer tareas, pero aquí en Mercy, hay consecuencias si no se hacen. Aquí, venimos para aprender. En Mercy, he tenido que estudiar bien para los exámenes, y los maestros me ayudan cuando es necesario. “Cuando aceptan a una estudiante en la universidad, todos se alegran mucho porque quieren que tengamos éxito.

 ¿Cómo fue el momento de recibir la aceptación de Newman University?

Fue una oportunidad muy grande. No era muy buena estudiante antes, pero trabajé muy duro para poder entrar en Mercy y durante el tiempo que asistí aquí también. Saber que me aceptaron en Newman University me demostró que todo es posible si uno trabaja duro. Me encanta el campus de Newman University y la escuela me hace pensar en Mercy porque me da la sensación de una comunidad pequeña. Nunca pensé que yo pudiera entrar en una universidad católica, pero todo lo que he aprendido me ha ayudado a hacerlo posible.

.¿Cuáles son tus esperanzas y metas para el futuro?

Para el futuro de corto plazo, mis planes y metas son asistir Newman, conocer a más personas y terminar con buenas calificaciones. Después de graduarme, quisiera asistir la escuela para ser dentista, tal vez en Omaha. En el futuro, me gustaría tener mi propia oficina dental aquí en Omaha. Espero poder viajar también y ayudar a los que no pueden pagar por un dentista porque creo que todos merecen tener una sonrisa bonita y saludable. Además, estoy interesada en hacer algún trabajo como intérprete. He interpretado y he sido la voz de mis padres, y sé que es muy importante tener a alguien que entiende cuando uno no puede comunicar por sí mismo.

 Michelle, ¿cuál es el impacto que tendrían las estudiantes de Mercy al incorporar una persona especializada en “Inglés como Segundo Idioma” y a un consejero?

Yo creo que Mercy, y los donadores de Mercy, entienden lo que sus alumnas necesitan para ser exitosas. Ellos saben lo que significa para nosotras la inversión que están para apoyarnos. Si tenemos a alguien que nos ayude porque que sabe que las estudiantes tenemos la capacidad académica, pero tenemos que procesar los conceptos a dos niveles –el idioma y el proceso de aprendizaje en sí- será invaluable. Y si agregamos que vamos a tener un consejero más que nos ayude con el proceso de preparación para ir a la universidad, esto hará que el potencial de cada alumna crezca.

Autor entrada: vida social